La Comisión de Igualdad de la UDIMA se alinea con la ONU en el Día Internacional de la Mujer

Sección:

La Comisión de Igualdad de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) se sumó este miércoles a la iniciativa de Naciones Unidas 'Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030', con motivo del 'Día Internacional de la Mujer'.

Señala la ONU que el mundo laboral está en transformación, con implicaciones significativas para las mujeres. Por un lado, sostiene, la globalización y la revolución digital y tecnológica “crean nuevas oportunidades, al tiempo que la creciente informalidad en el trabajo, la inestabilidad en las fuentes de ingreso, nuevas políticas fiscales y comerciales y el impacto ambiental ejercen un papel decisivo en el empoderamiento económico de las mujeres”.

En este contexto, recuerda cómo en 2015 líderes de todo el mundo adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible, “colocando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en una posición central de la Agenda 2030”. El cumplimiento de estos objetivos, que incluyen -entre otros- la eliminación de la pobreza, la promoción de un crecimiento inclusivo y sostenible, la reducción de las desigualdades entre y al interior de los países y la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, “pasa necesariamente”, subraya la ONU, “por realizar el pleno potencial de las mujeres en el mundo laboral”.

Entre las medidas claves para asegurar el empoderamiento económico de las mujeres en el mundo cambiante del trabajo, prosigue la iniciativa, se encuentran: “cerrar la brecha entre los salarios de hombres y mujeres, que se ubica actualmente en el 24% a nivel global; reconocer el trabajo no remunerado que supone el cuidado del hogar y de los miembros de la familia realizado por las mujeres, y redistribuir estas tareas de forma equitativa entre hombres y mujeres”.

Igualmente, agrega, “se deben eliminar las brechas en el liderazgo y toma de decisiones, en el emprendimiento y en el acceso a la protección social; y asegurar políticas económicas sensibles al género que generen empleos, reduzcan la pobreza y promuevan un crecimiento sostenible e inclusivo”.

Al mismo tiempo, añade, “las políticas económicas deben tomar en cuenta a la mayoría abrumadora de mujeres en la economía informal, promover el acceso de las mujeres a tecnologías y prácticas innovadoras, al trabajo decente y a empleos orientados a la adaptación al cambio climático, y proteger a las mujeres de la violencia en el lugar de trabajo”.